<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d10982780\x26blogName\x3dHotel,+Dulce+Hotel\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttps://hotelalojamiento.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_AR\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://hotelalojamiento.blogspot.com/\x26vt\x3d-2269790273514407393', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Hotel, Dulce Hotel

Incluso Washington, Bolivar y San Martin visitaron un hotel alojamiento.

Madison

6.30.2006
En un transitado enclave de la ciudad diurna que se transforma en un desierto inhabitado por las noches, con la misma facilidad que la larva se transforma en una hermosa mariposa, se encuentra "Madison". Este hotel, si es que merece este término, comparte medianera con otro de superior categoría, "Dallas". Pero hoy, mis estimados lectores, hablaremos de Madison.

Luego de estacionar nuestro vehículo en el amplio garage con portón automático, entraremos por una puerta que nos llevará a la recepción, donde una mujer de rasgos del altiplano nos indicará, detrás de su cabinita, los precios por pasar una noche en su establecimiento. El mejor cuarto del lugar es la "Suite c/hidro y erótico". A esa nos dirigimos, prestos a disfrutar de las bondades del cuarto.

Al llegar nos encontramos con un cubículo pequeño e incómodo, decorado por el mismísimo Satanás. En la parte principal de la habitación tenemos el sillón erótico de cuestionable utilidad, higiene y confort. Al lado de este la cama, si eso es lo que era en realidad. En la mesita de luz izquierda, los controles, con botoncitos metálicos sensibles al calor de la mano, más bien antiguos. Frente a la cama estaba el ya clásico espacio de "higiene". Encontramos ahí el dichoso hidromasaje, para no desentonar, incómodo y disfuncional. Si bien es amplio, es tan solo una bañadera de loza con agujeros "tira viento", muy incómodo. Al lado del hidro estaba el lavamanos con sus productos de regalo, entre los que encontramos dos juegos de shampoo y acondicionador "Issue", una cofia de pelo, un peine y dos espumas para baño. En la mesa de luz un indescifrable preservativo nos invitaba a protegernos del sida. A la izquierda una puerta nos comunica con el pequeño toilette, que estaba limpio y desinfectado y lucía de la misma manera, gracias a una correcta decoración. En ángulo derecho a la cama hay una pequeña mesita de TV, con su diminuto aparato encima...y telarañas abajo. El servicio gratuito a la habitación, brilló por su ausencia. En conclución, cuando lo más rescatable del cuarto es el baño, estamos ante un problema. Madison lo es.-


Es "sillón erótico" era el único divertimento del que dispone el cuarto.


El "hidro" es un piletón rígido, frío, incómodo y no cumple su función en lo más mínimo.


Lo mejor resultó ser el baño, por sobriedad y limpieza.


Controles anticuados, incómodos y tristes. (Si, pueden ser tristes).


La cama, una roca, la decoración general, espantosa.

Los PROS son: Un baño que da sensación de limpieza, en este tipo de establecimientos, siempre se agradece.

Las CONTRAS: La decoración que deprime y dan ganas de irse, la incomodidad de la cama y sillón, los controles, las luces, la estafa del hidro, la suciedad en el resto del cuarto.





Puntuación: 1 Minujín.

Página Web: No posee
Dirección: Ecuador 226
Teléfono: Lo Perdí. (Por suerte)

Sinclair

7.08.2005
Como su nombre lo indica, este antro del placer carnal está sobre la calle Sinclair, en una discreta zona de palermo, más bien dificil de encontrar. El garage privado es muy grande pero descubierto, salvo para las habitaciones con cochera privada, como es el caso de la "Sinclair con cochera", la mejor habitación del hotel.
Apenas aparcado nuestro vehículo subimos por una escalerita de concreto que nos lleva a una única puerta que da a nuestro cuarto. Al entrar nos encontramos con una habitación que parece haber sido decorada hace unas cuantas décadas, sin ningún interés en la modernización. Frente a nosotros desde la puerta está la cama, flanqueada por dos mesitas de luz, la del lado derecho es la que tiene el único panel de controles, a la izquierda de la misma una especie de sofá erótico de dudosa utilidad y un espejo que cubre toda la pared. En el techo encontramos otro espejo. A la mitad del cuarto está el hidro que hace de separación entre la parte de la cama y la del baño, del lado que da a la cama está cubierto por una mampara acrílica que llega hasta el techo. Arriba del hidro, osea, sobre la cabeza del usuario, hay una especie de vitró de colores muy simpática que se puede prender a modo de iluminación y es muy bonita. Del lado del baño está el lavamanos de rigor, con su secador de pelo, que tiene menos potencia que un penal de Nelson de la Rosa. El baño propiamente dicho, está cubierto de una cerámica verde y unas baldozas negras que dan una sensación de suciedad espantosa, a pesar de que a simple vista el mismo estaba limpio y desinfectado. La duchita está dentro de este cuartito, que no es muy espacioso y la misma no tiene separación alguna con el inodoro y bidet.
El sercivio incluye una consumisión, que es de dos gaseosas o agua, felizmente no te sirven un vaso de dudoso líquido con gas, sino que te dan una bandejita con dos botellas de 350cm de la línea Coca Cola y dos alfajores "Super Moni", que a pesar de su nombre resultaron comestibles, y hasta un poco ricos. Lo increíble es que si uno pide algo adicional, que haya que pagar, no se paga cuando se sale del hotel, sino que hay que tener contacto con la empleada que nos pasa el producto por medio del clásico pasaplatos carcelario de doble puerta, pero luego nos espera del otro lado de la puerta del cuarto para que salgamos a pagarle, lo que resulta un poco incómodo.
La decoración setentista deprime un poco...un poco bastante y la cama es terriblemente dura e incómoda, el hidro no es enorme, pero tiene un tamaño aceptable, siendo lo más rescatable del cuarto. La tele está empotrada en la pared, de 29", con cable y un canal XXX. Los precios de la comida no son caros, y además incluye un curioso catálogo de consoladores y aparatos sexuales a la venta. Los productos que nos regalan son 2 cepillos de dientes Deskart Plus con Gel, shampoo, acondicionador, espuma de baño y cofia, todos marca Inna, jabones de marca propia, un peine negro y uno rosa, especialmente preparados para la pareja heterosexual, cristiana y peronista. También incluye un preservativo Silver, dentro de un sobre, agradeciéndonos nuestra visita.


El aire acondicionado no tiene control alguno desde la habitación, la decoración es de los 70' y deprime un poco. La TV solo se controla desde el panel, en la mesita de luz derecha.


La cama es dura e incómoda, al lado de ella hay un artefacto que aún no logro descifrar como se usa. La pared de que da al respaldo de la cama está alfombrada y tiene unos cuadritos espantosos con imágenes en lana tipo altiplano. Horroroso.


El Hidro y su mampara hacen de separación entre los dos hámbitos típicos de un cuarto de hotel, la cama y el sector de baño. La parte de la ducha y el toilette da una sensación de suciedad desagradable, aparte es muy incómoda.


El hidro no es muy grande, pero tampoco es de los más chicos, tiene asientito y se activa desde fuera por 20 minutos, se puede volver a prender las veces que se desee.


No son los controles que imagino en una nave espacial...más bien quedaron un poco anticuados, desde los mismos manejamos la tele, la radio de tres canales y las luces, se pueden regular en intensidad. Ese cenizero enorme de vidrio está pegado torpemente y es innecesariamente grande.

Los PROS son: Muy pocos, podríamos destacar las consumisiones gratis y el estacionamiento, tal vez el hidro.

Las CONTRAS son: La decoración, el servicio, la disposición de las cosas, los controles, la cama, etc.





Puntuación: 1 Minujín

Página Web: No posee
Dirección: Sinclair 3072
Teléfono: 4771-4081

Grants

2.23.2005
Del mismo nombre que el famoso tenedor libre, este hotel no es una maravilla, pero tiene algunas ventajas a tener en cuenta. Está ubicado en el medio de caballito, en Yerbal 740, en una calle que no puede ser más oscura, solo se ven las luces de la entrada al garage automático. Tiene muchas habitaciones de cada categoría, lo que aumenta las posibilidades de conseguir una, sobre todo los fines de semana donde se complica en casi todos los hoteles porteños. Al entrar hay que dejar el auto en una de las cocheras y caminar hasta la recepción, donde nos atienden separados por un vidrio. Se paga al dejar el cuarto, no por adelantado. La mejor habitación se llama "Super con hidromasaje". El cuarto no es muy grande, pero está bien armado y es funcional. Tiene la parte principal con una cama bastante mejorable, controles con botones y pantalla con luz, uno de cada lado de la cama, pero con distintas funciones. Del lado izquierdo nos dice la hora actual, la del fin del turno y cuanto llevamos gastado (el turno más lo que pidamos). Del otro lado manejamos la TV, la radio, y las luces. Arriba de la cama un enorme espejo flanqueado por spots, que se pueden prender individualmente o todos juntos, de luces amarillas, rojas o azules. Frente a la cama está el baño, bastante limpio y agradable, el lavavo y el hidro, de tamaño moderado tirando a chico, con mampara tornasolada. La decoración es totalmente standar, sin ningún detalle especial, la TV de 21 pulgadas está empotrada en una tarima metálica espantosa. Los productos que incluye son: 1 peine, 2 shampoos y cremas de enjuague Issue, 2 cepillos de dientes con gel, 2 jabones propios, 1 espuma de baño, 1 cofia, 1 preservativo Silver en un sobrecito que nos advierte que al usarlo prevenimos el sida.


La Tele está empotrada en ese artefacto espantoso, arriba del sillón están las toallas limpias y unas mantas extra.


El bañito es lindo y muy limpio.


El Hidro solo cumplía, para ser la mejor habitación podría ser más grande.


La cama podía ser un poco más cómoda, las pantallas de los costados son bastante funcionales, es muy útil que te diga el total a medida que consumís.

Los PROS son: El precio del cuarto, la calidad y precio de la comida (coca 2$, hamburguesa completa 2,50$).

Los CONTRAS son: La comodidad de la cama, el tamaño del hidro, faltan detalles)



Puntuación: 2 Minujines y 1/2

Página web: No Posee
Dirección: Yerbal 740
Teléfono: 4902-6388

Valentino

2.21.2005
Valentino queda en Valentín Gómez 3632 (y Ecuador), en una cuadra realmente espantosa se alza majestuoso pero discreto. El garage es automático con acercar el auto a la puerta, no es lo más comodo del mundo para estacionar, pero cumple. Ahi nomás cuando estacionás tenés la recepción donde el empleado de turno nos atiende gentilmente detrás de su fortín de vidrio, y nos habla por medio de un parlante de PC colgado, muy simpático. Se paga por adelantado. La habitación que nos compete en este blog es siempre la mejor del hotel en cuestión. En este caso se llama "5 Estrellas", reflejando la línea del hotel en todo, muy buen gusto.
La habitación en realmente enorme y está muy bien puesta. Está dividida en dos partes, en una tiene la cama (buena), y en la otra parte una especie de Ford T al que le sacaron todo el interior para hacerlo una cama de cuero rojo, es un auto original y de tamaño real, que está empotrado en un piso de adoquines (también reales). Del otro lado hay un comedor, con mesa y sillas, y el hidromasaje, bastante grande y con un león atrás que tira agua por la boca. No hay espejos en el techo ni luces de colores, todo se maneja desde una pantallita con botones a un costado de la cama, no es el mejor sistema del mundo y a veces se complica encontrar lo que se busca. La canastita con los elementos de hotel incluyen: Dos peines, dos cofias de baño, 2 shampoos y 2 cremas de enjuague Issue, dos jabones propios, dos preservativos Silver y una espuma de baño que anda medio flojo.
Si bien es frío, el autito es muy divertido...y además si movés el volante se mueven las ruedas!
El hidro no es enorme, pero dos entrán cómodos, la comida es buena y bastante barata, con la habitación te regalan dos consumiciones (agua o coca) y el desayuno con el pernocte.


La cama está bien, y nada más.
Los baños y lavavos son muy limpios y no son feos. Dos juegos de toalla por pareja. Cuando llega tu pedido, la radio hace un fade out y una voz pregrabada te dice que "Ha llegado su pedido".
Leoninas no habla mucho y resulta un buen consejero. Cuando fui yo no estaba escupiendo agua, pero es su función, supongo que lo hará en algún momento.
Los PROS de la habitación "5 Estrellas" de Valentino son: Buen gusto (para ser un telo, ojo), espacios grandes y cómodos (50 mts cuadrados), el auto que es una maza, TV de 29 pulgadas (con cable), la relación calidad/precio.
Los CONTRAS son: Los controles medio incómodos, es un poco fría y no te dan el remoto del AA.




Puntuación: 4 Minujines.
Página web: No posee
Dirección: Valentín Gomez 3632
Tel: 4861-5033